Mi mejor viaje del año 2020

Mi mejor viaje del año 2020

En estos meses que el Corona Virus (Covid-19) no nos ha permitido viajar mucho, en mi caso, he podido realizar un viaje de esos, que sin duda, me ha transformado por dentro.

Ha sido un viaje duro, complicado y en solitario. Pero al final como en cualquier viaje, acabas sacando un aprendizaje y una lección de todo aquello que has vivido en él, recordándolo con una sonrisa en la cara.

Seguro que te estarás preguntando, ¿Dónde has ido? O te digas a ti mismo: “Que suerte que hayas podido viajar estos meses. Yo me muero de ganas de irme lejos”.

Pero antes de desvelarte este destino tan peculiar al que he tenido la oportunidad de explorar, déjame que te cuente algunas cositas más de este viaje tan especial.

Ha sido un lugar que muy pocas personas visitan, ya sea por miedo, por desconocimiento, por falta de interés… pero es un lugar al cual creo que debemos viajar de vez en cuando para crecer y evolucionar como personas.

La verdad es que ha sido un viaje bastante complicado. En pocas ocasiones podía ver brillar el sol. Apenas encontraba personas en el camino y sinceramente, en algunas ocasiones pensé en abandonar.

No ha sido un viaje de pulserita “todo incluido” en una playa paradisiaca del caribe. Más bien ha sido un viaje a pie por la montaña, con pocas provisiones y con un clima sin muchas contemplaciones.
Nada de monumentos, fotografías y fiesta. Más bien paisajes, sentimientos y melancolía.

En la montaña, dicen que, para coronar la cima, antes debes de pasar por sus profundos valles. Pero en mi caso, hacia tanta neblina, que me perdí en ellos.

En la montaña dicen que, para coronar la cima, antes debes pasar por sus profundos valles Clic para tuitear

Gracias a dios me encontré a una persona que supo sacarme de esa neblina, y guiarme hacia un lugar más despejado. Hacía un lugar más cálido y más acogedor.

 

Viajando aprendí que no se trata tanto del lugar sino más bien de con quién compartes ese lugar. Y una vez más, en este viaje, comprobé que así es.

Viajando aprendí que no se trata tanto del lugar sino más bien de con quién compartes ese lugar. Clic para tuitear

Esa persona me llevo a su refugio. Fue llegar a ese sitio y ver salir el sol. ¿Conoces esa sensación?

El lugar era maravilloso. Una casita en medio de esas majestuosas montañas, delante de un espectacular lago y con unos prados intensamente verdes.
Enseguida pude calentarme y apreciar toda esa maravilla de la naturaleza. Lo interesante es que eso que veía siempre habia estado allí, aunque la niebla no me lo permitirá ver, eso ya estaba allí.

¿Y sabes lo más curioso?

No hubiera llegado a ese lugar si no hubiera confiado en esa persona.
Esa persona me animo a seguir. Me decía todo el rato que esa neblina solo era pasajera, que tarde o temprano saldría el sol. Que tuviera fe.

También me decía que estaba en un lugar demasiado hermoso para sentirme mal o derrotado. Que debía aprender a ver la belleza de las cosas que tenía delante.
Si pierdes la esperanza estás perdido me decía. Acepta todo aquello que venga con optimismo.

Me dijo algo que, a día de hoy, aún recuerdo:

“cada día que me levanto agradezco a la Vida por un día más y sonrió, ¿sabes por qué? Por qué me da igual que me levante y este lloviendo, nevando, con niebla o con tormenta, de nada me servirá llorar porque eso no me solucionará nada. No puedo controlar el clima.
¿Pero sabes lo que sí puedo controlar? Mi actitud. Mi forma de ver la vida y las cosas, así que me da igual el clima que haga allí fuera porque aquí dentro siempre habrá un rayo de sol que me caliente y me ilumine.”

 

 

Este articulo convertido un poco en cuento jajaja, es una metáfora de mi vida en estos meses en confinamiento.
Ese paisaje “oscuro” y tormentoso ha sido mi situación emocional de estos meses. Ese misterioso hombre ha sido “mi yo interior” y el viaje no ha sido a ningún lugar físico, sino que ha sido un viaje a mi interior hablando conmigo mismo.

La moraleja de esta historia es que he aprendido que, a pesar de estar pasando por un mal momento, ya sea emocional, físico, mental, personal o profesionalmente, todo depende de ti y de la actitud que tengas frente a la vida.
Recuerda que tu eres el único que decide. Tu decides si hundirte o seguir avanzando 😉

 

Mi experiencia de Voluntariado Europeo

Mi experiencia de Voluntariado Europeo

Llegue a Finlandia, a un pueblo llamado Kärsämäki, en Julio del 2017. Solo bajarme del autobús, después de unas 7 horas de viaje desde la capital (Helsinki), pude observar que el lugar no tenia nada que ver con una gran ciudad, había más árboles que edificios. Pero eso, al principio, me gusto, porque me encanta la naturaleza y los sitios tranquilos, así que no le di mucha importancia.

Llegue en verano y hacia sol. Aunque eran las 7 de la mañana y hacia un frio importante. Pensé, “si ahora hace este frio, en invierno no sobreviviré jajaja”

Teníamos el alojamiento totalmente gratuito, una casa muy grande a unos 15 minutos andando del pueblo, sin vecinos y al lado de un rio, un lugar bonito y tranquilo.

Aparte, nos daban unos 300 euros al mes para comida. No era mucho teniendo en cuenta que Finlandia tiene un nivel de vida alto (económicamente hablando) pero bueno, nos daba para sobrevivir. Hablo en plural porque, este voluntariado, lo realicé con otro compañero español que lo conocí en el mismo voluntariado.

Mi hogar en Finlandia

Mi hogar en Finlandia

 

El voluntariado consistía dar soporte a una organización/proyecto sin ánimo de lucro del pueblo, que se dedicaba a dar apoyo diferente tipo de artistas (músicos, fotógrafos, pintores, escritores…) que iban llegando a ese lugar, y colaborar de alguna manera con el proyecto y el pueblo. Y también brindaban servicios culturales y eventos al pueblo. Y la casa servía como lugar de residencia para los voluntarios y los artistas

Nuestras funciones como voluntarios, a día de hoy sigo sin tenerlas muy claras jajaja, pero básicamente eran ayudar y colaborar en todo lo que pudiéramos en eventos y actos comunitarios del pueblo. Gestionar las redes sociales de la organización, algunas tareas administrativas, mantener la casa limpia y poco más. A, y 2 días por semana teníamos clases de finlandés, aunque es un idioma muy complicado. Pero algunas palabras básicas si pudimos aprender.

Y nuestro horario como voluntarios era de lunes a viernes de 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde más o menos, y teníamos 2 días libres e vacaciones al mes.

Bueno también hubo unos meses que trabajamos en un centro de discapacitados del pueblo.

En general, y siendo sincero, no teníamos muchas tareas que realizar. Lo mejor que hicimos fue, pintar un mural en el centro de discapacitados y hacerles un video para promocionar el centro y que pudieran optar a alguna subvención.

 

El mural para el centro de discapacitados

El mural para el centro de discapacitados

 

Yo siempre que podía, me iba de viaje, tanto por dentro del país (me recorrí toda Finlandia), como por algún país de alrededor como por ejemplo Suecia y Estonia.
Aparte de que me encanta viajar, también lo hacia porque tenia que salir de ese pueblo de vez en cuando, para no ahogarme en el y os voy a poner en situación.

Los 3 primeros meses, se me pasaron bastante rápidos. Como era verano, organizaban bastantes eventos en el pueblo en los cuales ayudábamos, habia la galería de arte abierta en la cual a veces nos tocaba estar allí. Como hacia buen clima, también aprovechaba para explorar esos increíbles bosques en mi querida bicicleta antigua.

Pero no todo lo que reluce es Oro

El pueblo donde estaba era muy, pero que muy, pequeño. Un par de supermercados, muchas gasolineras porque era un sitio de paso, un solo bar, una escuela de niños pequeños (hasta los 16 más o menos)… y la mayoría de gente del pueblo eran o niños o gente mayor, asi que tampoco podíamos relacionarnos mucho con nadie.

El pueblo más cercano estaba a unos 20 minutos en coche, y la ciudad con universidad y ambiente juvenil más cercana, estaba a unas 2 horas en bus, asi que imagínate el panorama.
No es que el sitio no fuera bonito, porque habia naturaleza por todas partes, lo que pasa es que, para un chico joven de 26 años con mucha energía y ganas de conocer gente y lugares, no era un lugar para vivir durante 1 año.

A toda esta situación, se le añadió que la coordinadora que teníamos en el proyecto, que venia cada día a casa porque tenia el despacho allí, era una chica bastante arrogante, y nos trataba como si fuéramos sus trabajadores (no es lo mismo voluntario que trabajador) e incluso a veces nos sentíamos como sus sirvientes.
Para que me entendáis, si no teníamos nada que hacer, porque a veces no teníamos nada que hacer la verdad, en vez de dejarnos tiempo libre  para disfrutar de la experiencia nos hacia limpiar la casa, por ejemplo. O cuando venia gente a la casa a hacer reuniones, teníamos que prepárales nosotros él té y el café.
Son cosas que, pueden no sonar despectivas pero que, con la actitud y forma con la que lo vivíamos y sentíamos nosotros, poco a poco nos iban desgastando.

Y, ya para rematar la situación, el clima en Finlandia es bastante duro hasta el punto que puede afectarte mentalmente o emocionalmente. En verano casi todo el día hay sol y luz solar, pero el verano es muy cortito allí y en el resto del año, apenas ves el sol (yo estuve como 2-3 meses sin ver el sol). Se hace oscuro muy temprano, por eso la gente se toma la vitamina D, es decir, la vitamina que nos proporciona el sol de manera natural, en pastillas o líquido.

Los hermosos bosques de Finlandia

Los hermosos bosques de Finlandia

 

Sabiendo esto, y yo después de vivirlo en primera persona, entiendes que Finlandia tenga uno de los mayores índices de felicidad del mundo, pero contradictoriamente también uno de los índices de suicidios más altos del mundo.
Y también entiendes que, por ejemplo, el alcohol, se venda en unas tiendas especializadas, para controlar el alcoholismo.
*solo como anécdota*

Bueno pues con todo esto encima, en octubre podríamos decir que, no creo que podría llamarlo depresión, pero si tuve una muy fuerte bajada de ánimos. No tenia ganas de hacer nada y notaba que la situación y el entorno me estaba asfixiando.
Hubo varias cosas que me ayudaron a generar buena energía y seguir.

  1. aprender a gestionar mis emociones, autoconociéndome como persona.
  2. la visita de mi hermana allí a Finlandia.
  3. la visita a mi casa en noviembre.
  4. el contacto con la naturaleza

 

Llego diciembre y llegaron los primeros artistas después de 6 meses de estar solos en la casa.
Tengo que decir que, aunque, con mi compañero español nos lleváramos bien y habia buena relación, si que en muchas ocasiones me sentí un poco solo porque el se pasaba el día jugando al ordenador. Pero bueno, no puedes esperar que alguien sea como tu quieras que sea y de la soledad se aprenden muchas cosas ;).

Diciembre lo podría resumir en «El viaje a Laponia». Pasando mi cumpleaños en Santa Claus Village 🙂
Las navidades, celebradas en buena compañía con diferentes artistas y gente local y con buena comida como debe ser en Navidad.
Y por fin de año me fui a una ciudad del sur con unas chicas que también estaban realizando un voluntariado en Finlandia y la verdad que lo pasamos genial.
En diciembre me sentí feliz la verdad.

A todo esto, tengo que decir que, ya habia llegado la nieve (mucha nieve) y empezaba a llegar el frio de verdad.
Eso si, los magníficos paisajes nevados que pude contemplar, eso sí que no tiene precio.

 

Cuando el paisaje era cubierto de nieve

Cuando el paisaje era cubierto de nieve

 

Y en enero, y después de hablar conmigo mismo, decidí que este sería el ultimo mes y que daría por terminada esta etapa de mi vida habiendo cumplido 8 de los 12 meses que “en teoría” me tocaban hacer.

Lo siento pero mi felicidad es lo primero.

Lo que más me gusto de Finlandia fue su salvaje naturaleza y lo que más me impacto de Finlandia fue su clima.

Aunque hayas leído un artículo bastante dramático jajaja, en la balanza de lo positivo vs negativo, claramente gano lo positivo.
Viví muchas experiencias nuevas. Vi lugares y paisajes increíbles. Conocí muchisimas personas. Conocí personas locales que me cuidaron y me apoyaron siempre. Conocí la cultura finlandesa. Me conocí un poquito mejor a mi mismo. Viaje. Hice cosas por primera vez. Aprendí muchas cosas nuevas. Viví cosas únicas…

Fue una experiencia personal muy enriquecedora que sin duda volvería a repetirla, eso si, de otra manera. Aunque creo que todo lo que vivimos nos deja un huella dentro que al final, el resultado es la persona que somo hoy en día, aprendiendo de lo malo para ser una mejor persona.

Por último, si estas pensando en realizar un voluntariado, por supuesto que te animo a ello ya que será magnifica experiencia para ti a nivel personal. De eso estoy seguro. Lo único que te recomiendo es que te informes muy bien antes, tanto del lugar como de en qué consistirá el proyecto o tus funciones y simplemente disfrutes con ello.

Quiero agradecer especialmente a Riikka, Ithasia, Denise y Ira por todo.

 

¿Qué tiene de bueno viajar en solitario?

¿Qué tiene de bueno viajar en solitario?

Creo que todos, alguna vez en nuestra vida, deberíamos hacer un viaje en solitario. Da igual el destino y el tiempo la cuestión es que te vayas a otro lugar solo, bueno solo no, contigo mismo ;).

Bueno en mi guía gratuita hablo sobre varias ventajas que ofrece el viajar en solitario, pero para mi es tan importante que debía hacer un post para hablar sobre este tema.

¿Qué nos puede ofrecer viajar en solitario?

La mayoría de las personas cuando escuchan “voy a viajar solo” asocian este concepto con que eres una persona solitaria, poco sociable, que lo haces porque no tienes otra opción, que va a ser un viaje aburrido, que va a ser más peligroso y un montón de asociaciones negativas que las personas hacen respecto al concepto de viajar en solitario.

Pero la realidad es muy distinta. La mayoría de las personas que viajan solas es porque ellas mismas han escogido esa opción.

¿Por qué viajar solo cuando puedes viajar acompañado y pasártelo mejor?

Esta sería la típica pregunta de la persona que nunca ha viajado sola, pero déjame contarte por que deberías probar, al menos una vez en tu vida, viajar solo.

Viajar solo es una de las mejores formas de autoconocimiento personal Clic para tuitear

La soledad

Al contrario de lo que la mayoría piensa, viajar solo no significa que estés solo las 24 horas del día, obviamente tendrás tus momentos de soledad, que por cierto serán super necesarios para llegar a conocerte bien a ti mismo como cuento en mi articulo ¿Por qué es tan importante la soledad? pero también conocerás a muchas más personas que si viajaras acompañado, ¿Por qué? Porque básicamente el ser humano es un ser sociable por naturaleza y aun que seas una persona muy tímida, cuando pases unos días solo, tu cuerpo y tu alma te obligaran a relacionarte y conocer gente.

Otro mito es que viajar solo tienes más probabilidades de que te ocurran cosas malas, como si hubiera una ley universal que dijera: «si estas acompañado no te ocurrirá esto» . Es decir, que, si te tiene que ocurrir algo, va a ocurrir estando solo o acompañado, no le des más vueltas.

 

¿Qué es lo que hace tan importante y/o necesario viajar solo?

Bueno digamos que viajar solo es uno de los mejores métodos de autoconocimiento de uno mismo.

Piensa que cuando tienes a nadie más a tu alrededor, obviamente vas conociendo y juntándote con gente, pero con quien pasas las 24 horas del día es contigo mismo así que dejas de depender tanto de los demás y aprender a conocerte mejor a ti mismo. Aprendes a solucionar los problemas por ti mismo, a afrontar las situaciones por ti mismo, a adaptarte a las circunstancias por ti mismo, a seguir tu propio instinto, a tomar tus propias decisiones…

Digamos que aprendes a que si te tienes a ti mismo ya lo tienes todo para continuar tu camino de la vida, es decir, que aprendes a no depender de nadie para vivir tu propia vida.

Viajar solo es hacer 2 viajes en 1 Clic para tuitear

 

¿Qué es lo que hace realmente especial viajar solo?

La libertad de hacer lo que quieras hacer, de ir donde quieras ir, de hacer las cosas como las quieras hacer, de hacer las cosas cuando las quieras hacer…, es decir, hacer las cosas cuando, donde, como y con quien (que para mi esa es la definición de libertad) quieras y sin tener que pedir aprobación, sin tener que depender de los planes de otra persona, sin tener que ponerte de acuerdo con otra persona en que hacer y sin tener que renunciar a nada de lo que querías hacer.

Hay un aspecto que hace realmente especial viajar solo y es: LA LIBERTAD. Clic para tuitear

Como veis viajar solo tiene grandes ventajas y beneficios.

No digo que viajar acompañado no sea buena opción ni nada por el estilo, pero creo que al menos deberías probar hace run viaje en solitario y sacar tus propias conclusiones.

 

 

 

¿Cuál es la verdadera esencia del viaje?

¿Cuál es la verdadera esencia del viaje?

Viajar es una palabra que engloba muchas cosas ¿verdad? Pero si buscamos su definición encontraremos cosas como:
“Visitar o recorrer diversos lugares o países, por cualquier medio de locomoción” o “Desplazarse siguiendo una ruta o trayectoria”

Hace unos años se asociaba viajar con vacaciones. O viajar por motivos de negocios o familiares. Pero últimamente también se está asociando viajar con ocio, viajar con vivir, viajar como filosofía de vida, viajar con divertirse, viajar con explorar…

¿Pero cuál es la verdadera esencia del viaje? ¿Por qué la gente viaja? ¿Hay unas fechas determinadas o motivos concretos por los que tengamos que viajar? ¿Cuál es el principal motivo por el cual la gente viaja? ¿Por qué viajar?

Bueno todas estas preguntas tendrán una respuesta subjetiva dependiendo de la persona que las responda, pero desde mi punto de vista si te podría contar cual es, para mí, la verdadera esencia de viajar y porque es tan importante.

Bueno hay muchas formas de viajar:
Esta viajar por trabajo, viajar en familia, viajar con amigos, viajar en pareja, viajar solo/a, vivir viajando, viajar con maletas, viajar con mochila, viajar con mucho equipaje, viajar con poco equipaje…

Y luego hay muchos tipos de viaje:
Esta viajar un par de días a una ciudad, viajes locales por tu país, viajes al extranjero, viajes de meses, viajes sin billete de vuelta, viajes de todo incluido, viajes de mochilero low cost…

En fin, hay muchas formas y muchos tipos de viaje, pero la esencia, la esencia del viaje y el principal motivo por el cual engancha tanto viajar es: la intensidad con que se vive todo.

“Viajar no es escapar de la vida, viajamos para que la vida no se nos escape” Clic para tuitear

la verdadera esencia del viaje

 

Para mí, lo mejor de la palabra viajar es que sales de tu zona de confort, y salir de tu zona de confort, automáticamente significa que escapas de tu rutina haciendo que cada día sea diferente y único, y creo que esa es la esencia del viajar, la droga por la que, cuando empiezas a viajar, ya no puedes parar.

Los motivos pueden ser muy variados, pero también he descubierto que viajar sana. ¿Qué significa esto? Bueno básicamente significa que si estas pasando por una mala época, por los motivos que sean, viaja, y cuanto más lejos y más tiempo mejor, y verás que después de ese viaje tus heridas habrán cicatrizado.

Viajar no es solo ir a un lugar nuevo y sacarte 4 fotos en los puntos turísticos de interés, viajar va mucho más allá.
Viajar significa que te integres en el lugar donde te encuentres, que te adaptes a su cultura, a su forma de vivir y ver la vida, que observes, que aprendas, que preguntes, que te integres, que experimentes cosas nuevas, que te arriesgues, que explores y que descubras, que conozcas, que sientas, que hagas locuras, que te dejes llevar… básicamente que vivas en todo su significado

“si te quedas toda tu vida en el mismo rincón del planeta, nunca sabrás todo lo que pueda haber más allá” Clic para tuitear

Mi consejo es que cuando viajes: vayas con la mentalidad abierta, con el respeto y la humildad de la mano, con ganas de experimentar cosas nuevas y aprender, con los brazos abiertos para abrazar a cualquiera que te abrace, con la sonrisa como bandera y con el agradecimiento como filosofía. El viaje será tu maestro, aprende de él.

Siempre que tengas la posibilidad viaja, porque viajando podrás perder dinero, oportunidades, relaciones y muchas cosas pero hay algo que siempre ganarás: experiencias y tiempo de vida, algo que aunque te toque abandonar este mundo algún día, eso permanecerá siempre contigo.