Hoy he mirado el calendario para ver y calcular unas fechas y me he dado cuenta que llevo menos tiempo en el lugar donde actualmente me encuentro del que pensaba, y es que cuando uno viaja, no sé qué ocurre con el tiempo o igual solo es una percepción mía, pero es como que se ralentiza el tiempo.

Bueno, creo que lo que realmente ocurre es que estás viviendo, experimentando, sintiendo y viendo tantas cosas nuevas que un día vivido es como una semana en una rutina diaria normal en tu zona de confort.

Me encanta sentir esa sensación porque es como si vivieras más, aunque el tiempo es el mismo para todos, pero realmente eso es lo que haces, vivir más, en un sentido figurado de la expresión.

Me encanta sentir esa sensación de sentir como hogar un lugar al que apenas llevas una semana, de parecer que las personas a las que apenas acabas de conocer las conocieras desde hace años, de sentirte como en casa aunque estes a miles de kilómetros, de sentir que conoces un lugar o una ciudad como si fuera el lugar donde creciste, de saber dónde puedes encontrar eso, de saber dónde puedes comer eso o incluso de saber que días hacen eso en ese lugar.

Actualmente llevo apenas dos meses desde que me fui de mi casa y de mi país (España) y parece que ya llevé fuera al menos unos cuatro meses como mínimo. Y la verdad es que me fascina esta sensación.

Los días y las semanas me pasan más lentos, aunque disfruto el momento presente. Disfruto el estar aquí y ahora, en el lugar donde este. Disfruto conocer y reírme con personas, aunque sea solo por unos días. Luego da pena tener que despedirte de ellas, pero entiendes y aceptas que cada uno tiene su propio camino y que vendrán nuevas personas.

En muy poco tiempo puedes hacer de una simple habitación, tu dulce hogar. De cualquier lugar, tu casa. De una persona desconocida, una gran amistad. De una amistad, a un gran amor. De una simple vivencia, una gran experiencia… y así sucesivamente.

Cuando uno está viajando, todo se intensifica en cuestión de segundos, de minutos, de días, de meses…

Cuando sales de tu zona de confort hacia un nuevo lugar, aunque tengas una rutina, el simple hecho de salir de tu zona de confort, el tiempo se intensifica y todo lo que se vive, se vive con más intensidad. De ahí que se tenga esta sensación del tiempo. Bueno, eso creo jaja.

Sin duda, viajar te hará vivir, sentir, ver y experimentar muchas cosas nuevas en muy poco tiempo, así que lo que puedas vivir en una semana puede equivaler a un mes de alguien que lleva haciendo 5 años lo mismo.

viajar te hará vivir, sentir, ver y experimentar muchas cosas nuevas en muy poco tiempo Clic para tuitear

Una vez escuche que tu día a día es una fotocopia de tu Vida. A lo que se refiere esto es que, si, por ejemplo, tu día a día es levantarte justo para ir a trabajar, trabajar 8 horas, después del trabajo ir a beber con los amigos y poco más, esa será la vida que llevarás.

Cuando uno viaja, su día a día va a ser muy diferente y variado, incluso puede vivir y aprender muchas cosas nuevas.

Simplemente compara una semana de alguien del primer ejemplo, con alguien que está viajando. Aunque el que este viajando tenga una rutina igual de trabajo que la persona que está en su zona de confort, la persona que está viajando, estará en un lugar que no conoce, con personas nuevas por conocer, aprendiendo nuevas cosas, tal vez con otro idioma, con interés por explorar y descubrir, con la mente más abierta a experimentar, con un autoconocimiento constante, etc.

Bueno, aunque personalmente tenga una percepción del tiempo un poco diferente a la que he podido ver en otras personas, sin duda, cuando se viaja se vive el tiempo, o mejor dicho la percepción del tiempo, con una intensidad mucho más elevada que una persona que vive año tras año en su zona de confort.